El cultivo del Platano

 

El cultivo del Platano[1]

 

 

Tabla de contenido de textos.1sevando cortes flores

Origen. 1

Morfología y taxonomía. 1

Importancia económica y distribución geográfica. 2

Requerimientos edafoclimaticos. 2

Suelos. 3

Propagación. 3

Material vegetal. 3

Particularidades del cultivo plantación. 4

Siembra. 5

Control de malezas. 5

Fertilización. 6

Dónde debe aplicarse el fertilizante. 7

Cómo se debe aplicar. 7

Cómo se debe aplicar. 7

Riego. 7

Deshije. 8

Deshoje. 8

Descalcetamiento. 8

Destronque. 8

Desbellote. 8

Apuntalamiento. 9

Embolsado del racimo. 9

Desmane. 9

Desinfección de herramientas. 9

Enfermedades de importancia económica en el cultivo del plátano. 9

Plagas de importancia económica en el cultivo del plátano. 10

Recolección. 13

Comercialización. 14

Calidad. 14

Valor nutricional. 15

Fichas bibliográficas. 18

 

Tabla de contenido de  figuras.

Figura1. 4

Figura 2. 5

Figura 3. 14

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla de contenido de cuadros.

Tabla 2. Valor nutricional del plátano fresco por 100 g de sustancia comestible. 16

Tabla 3. Valor nutricional del plátano comercial. 17

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Origen.

 El plátano tiene su origen probablemente en la región indomalaya donde han sido cultivados desde hace miles de años. Desde Indonesia se propagó hacia el sur y el oeste, alcanzando Hawái y la Polinesia. Los comerciantes europeos llevaron noticias del árbol a Europa alrededor del siglo III a. C., aunque no fue introducido hasta el siglo X. De las plantaciones de África Occidental los colonizadores portugueses lo llevarían a Sudamérica en el siglo XVI, concretamente a Santo Domingo.

 Morfología y taxonomía.

Familia: Musaceae.

Especie: Musa x paradisiaca L.

Planta: herbácea perenne gigante, con rizoma corto y tallo aparente, que resulta de la unión de las vainas foliares, cónico y de 3,5-7,5 m de altura, terminado en una corona de hojas.

Rizoma o bulbo: tallo subterráneo con numerosos puntos de crecimiento (meristemos) que dan origen a pseudotallo, raíces y yemas vegetativas.

 Sistema radicular: posee raíces superficiales que se distribuyen en una capa de 30-40 cm, concentrándose la mayor parte de ellas en los 15-20 cm. Las raíces son de color blanco, tiernas cuando emergen y amarillentas y duras posteriormente. Su diámetro oscila entre 5 y 8 mm y su longitud puede alcanzar los 2,5-3 m en crecimiento lateral y hasta 1,5 m en profundidad. El poder de penetración de las raíces es débil, por lo que la distribución radicular está relacionada con la textura y estructura del suelo.

Tallo: el verdadero tallo es un rizoma grande, almidonoso, subterráneo, que está coronado con yemas, las cuales se desarrollan una vez que la planta ha florecido y fructificado. A medida que cada chupón del rizoma alcanza la madurez, su yema terminal se convierte en una inflorescencia al ser empujada hacia arriba desde el interior del suelo por el alargamiento del tallo, hasta que emerge arriba del pseudotallo.

Hojas: se originan en el punto central de crecimiento o meristemo terminal, situado en la parte superior del rizoma. Al principio, se observa la formación del pecíolo y la nervadura central terminada en filamento, lo que será la vaina posteriormente. La parte de la nervadura se alarga y el borde izquierdo comienza a cubrir el derecho, creciendo en altura y formando los semilimbos. La hoja se forma en el interior del pseudotallo y emerge enrollada en forma de cigarro. Son hojas grandes, verdes y dispuestas en forma de espiral, de 2-4 m de largo y hasta 1,5 m de ancho, con un peciolo de 1 m o más de longitud y un limbo elíptico alargado, ligeramente decurrente hacia el peciolo, un poco ondulado y glabro. Cuando son viejas se rompen fácilmente de forma transversal por el azote del viento. De la corona de hojas sale, durante la floración, un escapo pubescente de 5-6 cm de diámetro, terminado por un racimo colgante de 1-2 m de largo. Éste lleva una veintena de brácteas ovales alargadas, agudas, de color rojo púrpura, cubiertas de un polvillo blanco harinoso. De las axilas de estas brácteas nacen a su vez las flores.

Flores: flores amarillentas, irregulares y con seis estambres, de los cuales uno es estéril, reducido a estaminodio petaloideo. El gineceo tiene tres pistilos, con ovario ínfero. El conjunto de la inflorescencia constituye el “régimen” de la platanera. Cada grupo de flores reunidas en cada bráctea forma una reunión de frutos llamada “mano”, que contiene de 3 a 20 frutos. Un régimen no puede llevar más de 4 manos, excepto en las variedades muy fructíferas, que pueden contar con 12-14.

Fruto: baya oblonga. Durante el desarrollo del fruto éstos se doblan geotrópicamente, según el peso de este, determinando esta reacción la forma del racimo. Los plátanos son polimórficos, pudiendo contener de 5-20 manos, cada una con 2-20 frutos, siendo su color amarillo verdoso, amarillo, amarillo-rojizo o rojo. Los plátanos comestibles son de partenocarpia vegetativa, o sea, desarrollan una masa de pulpa comestible sin ser necesaria la polinización. Los óvulos se atrofian pronto, pero pueden reconocerse en la pulpa comestible. La partenocarpia y la esterilidad son mecanismos diferentes, debido a cambios genéticos, que cuando menos son parcialmente independientes. La mayoría de los frutos de la familia de las Musáceas comestibles son estériles, debido a un complejo de causas, entre otras, a genes específicos de esterilidad femenina, triploidía y cambios estructurales cromosómicos, en distintos grados.

Importancia económica y distribución geográfica.

 El plátano es la fruta tropical más cultivada y una de las cuatro más importantes en términos globales, sólo por detrás de los cítricos, la uva y la manzana. Los países latinoamericanos y del Caribe producen el grueso de los plátanos que entran en el comercio internacional, a pesar de que los principales productores son India y China, siendo el principal cultivo de las regiones húmedas y cálidas del sudoeste asiático. Los principales importadores son Europa, EE.UU., Japón y Canadá. Los consumidores del norte lo aprecian sólo como un postre, pero constituye una parte esencial de la dieta diaria para los habitantes de más de cien países tropicales y subtropicales.

 El plátano es uno de los cultivos más importante del mundo, después del arroz, el trigo y el maíz. Además de ser considerado un producto básico y de exportación, constituye una importante fuente de empleo e ingresos en numerosos países en desarrollo.

Requerimientos edafoclimaticos.

 Clima.

 El banano exige un clima cálido y una constante humedad en el aire. Necesita una temperatura media de 26-27 ºC, con lluvias prolongadas y regularmente distribuidas. Estas condiciones se cumplen en la latitud 30 a 31º norte o sur y de los 1 a los 2 m de altitud. Son preferibles las llanuras húmedas próximas al mar, resguardadas de los vientos y regables. El crecimiento se detiene a temperaturas inferiores a 18 ºC, produciéndose daños a temperaturas menores de 13 ºC y mayores de 45 ºC.

 En la cuenca Mediterránea es posible su cultivo, aunque no para producir frutas selectas, en las localidades donde la temperatura media anual oscila entre los 14 y 20 ºC y donde las temperaturas invernales no descienden por debajo de 2 ºC.

 En condiciones tropicales, la luz, no tiene tanto efecto en el desarrollo de la planta como en condiciones subtropicales, aunque al disminuir la intensidad de luz, el ciclo vegetativo se alarga. El desarrollo de los hijuelos también está influenciado por la luz en cantidad e intensidad.

 La pluviosidad necesaria varía de 120 a 150 mm de precipitaciones mensuales o 44 mm semanales. La carencia de agua en cualquier momento puede causar la reducción en el número y tamaño de los frutos y en el rendimiento final de la cosecha.

 Los efectos del viento pueden variar, desde provocar una transpiración anormal debido a la reapertura de los estomas hasta la laceración de la lámina foliar, siendo el daño más generalizado, provocando unas pérdidas en el rendimiento de hasta un 20%. Los vientos muy fuertes rompen los peciolos de las hojas, quiebran los pseudotallo o arrancan las plantas enteras inclusive.

  Suelos.

 Los suelos aptos para el desarrollo del cultivo del banano son aquellos que presentan una textura franco arenosa, franco arcillosa, franco arcillo limosa y franco limosa, debiendo ser, además, fértiles, permeables, profundos (1,2-1,5 m), bien drenados y ricos especialmente en materias nitrogenadas. El cultivo del banano prefiere, sin embargo, suelos ricos en potasio, arcillo-silíceos, calizos, o los obtenidos por la roturación de los bosques, susceptibles de riego en verano, pero que no retengan agua en invierno.

 La platanera tiene una gran tolerancia a la acidez del suelo, oscilando el pH entre 4,5-8, siendo el óptimo 6,5. Por otra parte, los plátanos se desarrollan mejor en suelos planos, con pendientes del 0-1%. (infoAgro.com)

Propagación.

La multiplicación se realiza casi exclusivamente por vástagos que la planta produce en abundancia cuando es adulta. Conviene utilizar vástagos bien desarrollados que tengan 1,50 m como mínimo de altura y recogidos en las plantas próximas a fructificar. Si han de transportarse lejos, conviene utilizar estos brotes cuando apenas hayan alcanzado la dimensión de u grueso bulbo, lo que ocurre cuando el tallo no está todavía formado. Entonces cortando este tallo un poco por encima de ese brote se producen en torno otros nuevos que se destacan a medida que van adquiriendo la longitud de 3 a 4 m. De este modo podemos obtener de cada planta y en pocas semanas unas 15 ó 20 nuevas plantas. En condiciones normales de cultivo conviene cortar los brotes a 1 m de altura, cortando también las hojas, yse plantan en el terreno de asiento, a 3 m de distancia por todos lados. En dos o tres semanas los tallos emiten raíces y empiezan a aparecer las nuevas hojas.

Material vegetal.

Son innumerables la cantidad de variedades de plátano cultivadas en Oriente, pues cada región tiene sus propias variedades adaptadas a las condiciones climáticas locales. Al contrario sucede con las variedades introducidas en los trópicos americanos que son limitadas. Entre las variedades cultivadas en los trópicos americanos destinadas a la exportación destaca Gros Michel, por poseer cualidades extraordinarias en cuanto al manejo y a la conservación. Las variedades de plátano enano procedentes de las Islas Canarias son las únicas que producen fruta con excelentes cualidades de conservación, que se pueden cultivar en un clima típicamente subtropical, destacando la variedad tradicional Pequeña enana, en la actualidad también se cultiva la variedad Enano Gigante. Aunque en los últimos años se ha comenzado a cultivar dos selecciones locales llamadas Brear y Gruesa. El cultivar Zelig es fruto de la selección israelita intermedia en altura entre Pequeña y Enano Gigante.

La catan es una variedad muy cultivada en la región del Caribe y Sudamérica, en aquellas áreas donde la variedad Gros Michel ha sido eliminada por el mal de Panamá. Las manos del racimo de La catan son más rectas desde el pedúnculo, en comparación con las de Gros Michel, por tanto presenta un grave inconveniente para acomodar los racimos en los embarques voluminosos y los frutos tienden a caerse más fácilmente debido a que maduran con más rapidez. El fruto de la variedad La catan se diferencia de Gros Michel en que es más o menos aplanado en el extremo. La variedad Poyo procede de Guadalupe, la variedad Grande Naine de Martinica y la variedad Líder procedente de Oceanía, perteneciendo todas al grupo enano.

Curraré Rosado es una variedad muy susceptible de plagas y enfermedades aunque presenta un extraordinario sabor. Dominico es una variedad caracterizada por su sabor dulce, aunque los dedos son de menor tamaño, delgados y más rectos que los de Curraré. El racimo se caracteriza por la presencia de la inflorescencia masculina.Curraré Enano está tomando importancia. Pues se caracteriza por su porte bajo, con una altura aproximada de 2.5 m., posee racimos grandes y dedos conspicuos. Por su tamaño, facilita el manejo y la cosecha, estando menos afectado por el viento.

FHIA 21 es un híbrido tetraploide, caracterizado por ser de porte mediano, tallo de color verde y franjas rosado-amarillentas, hojas más verdes y ligeramente más duras que los de la variedad Curraré, y de un racimo largo con un promedio de 80 dedos, los cuales, son de menor tamaño y menos arqueados que los de Curraré.

Balagan es la variedad más cultivada en Filipinas, de sabor muy agradable, cuya fruta madura entrelos 90 y 100 días después de la última cosecha.

Particularidades del cultivo plantación.

La plantación se lleva a cabo en hoyos de 60 cm de profundidad a la distancia de 3-3,5 m en cuadro, colocando dos plantitas por hoyo, una más pequeña que la otra y ambas desprovistas de hojas. Se llena el hoyo con mantillo y se acumula después tierra hasta unos 10 cm por encima de la inserción de las raíces. Se deja una reguera alrededor de la planta para que retenga el agua de riego y se extiende también el estiércol sobre la reguera para que la tierra no se deseque. En siembras en triángulo y doble surco, se aprovecha mejor el terreno y se obtiene una mayor cantidad de plantas por hectárea. Sin embargo, dada su alta densidad, se tiene que dar un mejor manejo de la plantación, sobre todo para el control de enfermedades, pues la humedad dentro de la plantación será alta. Si se incrementa la densidad de siembra se eleva el rendimiento bruto, aunque disminuye el número de dedos por mano y racimo, hay un menor peso del racimo y más lentitud en la maduración, por tanto una mayor densidad se debe compensar con una mayor fertilización y un mejor manejo en general. Apenas hecha la plantación conviene regar. Pasados dos meses empiezan las plantitas a emitir vástagos. Entonces de las dos plantitas se deja la mejor y a ésta se le dejan únicamente dos brotes, los mejores y más alejados entre sí. En años sucesivos se le pueden dejar cuatro, pero no más.

Descripción: http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcT7sEfd3mghMpEbnPEualo4k4PhPlE44hMufVzXLODhZNFUj5cNEA

Figura1. Marcador

Se están instalando bajo cultivo en invernadero de plástico o de malla de 6-7 metros de altura. Las plantaciones modernas se realizan con amplios pasillos, que facilitan la mecanización, y a densidades entre 2.000 y 2.400 plantas/ha. Cabe destacar como factores limitantes de su cultivo en las Islas Canarias la orografía del terreno y el minifundio, ya que hacen imposible una mecanización total del cultivo. (Agropecuarias.)

Siembra.

Una vez desinfectada la semilla y los hoyos o guacas hechas, se procede a sembrar los cormos. La siembra de los cormos se debe de realizar dejando la parte superior del cormo (la parte del corte del seudo tallo) a la misma distancia de la superficie del suelo que debe de ser aproximadamente 10 cm para tratar de uniformizar la germinación, y por ende el desarrollo de las plantas. Esto evita que una planta le robe iluminación a otra, agrandando más la des uniformidad entre las plantas. Los detalles son el éxito de cualquier producción. Al estar tapado el cormo, hay que ir apelmazando un poco la tierra dentro de la guaca para evitar que nos queden bolsas de aire y para que el cormo tenga mejor contacto con el suelo y así su germinación sea rápida. De preferencia no aplicar fertilizantes ni insecticidas a la guaca u hoyo ya que todos estos productos se pueden aplicar a través del sistema de riego al terminar la siembra de cada lote y evitar así la exposición del personal a estos productos. Pero si aplica productos granulados es preferible aplicarlos al fondo de la guaca y colocar unos 2 a 4 cm de tierra sobre el producto antes de poner el cormo, para evitar el contacto directo del producto y no dañar el cormo.

Descripción: http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSPniReyIYmTRGZUZeGQr2TiLXjMbgiq05J2YaOlBWgWGEU7fI

Figura 2.

Control de malezas.

El buen control de malezas del plátano es indispensable por que la mayoría de las malezas pueden mantenernos enfermedades y plagas que nos afectan el cultivo. Acuérdense que si ejercemos control de las plagas y enfermedades sobre el cultivo y no lo realizamos sobre las malezas, ellas actúan como fuente de inoculo de esas plagas y enfermedades acortándonos el tiempo de control. También, las malezas nos crean un microclima de alta humedad que ayuda al desarrollo de estos.El control de malezas para el cultivo de plátano es igual que cualquier hortaliza, se debe de hacer temprano cuando las malezas están pequeñas, causan el menos daño y son más fáciles de controlar. Cantidad demalezas permitidas es “0”.

El control de malezas se comienza con la preparación de suelo -45 a -30 DDS (Días después de Siembra), dependiendo si hay coyotillo u alguna otra maleza difícil de controlar en la tierra a sembrar. Como mencionamos en EDA Boletín Técnico “Practicas Básicas para un Buen Cultivo” se debe de tener la tierra preparada y el riego instalado 45 días antes si hay coyotillo u otra maleza difícil de controlar, y 30 días antes para todas las otras malezas. El tipo de herbicida dependerá de su tipo de técnica de cultivo y el tipo de maleza predominante en su lote de cultivo. “Leer la etiqueta”. Seguir las indicaciones de la etiqueta si un herbicida va a ser utilizado en su cultivo. Para el control de maleza hay una serie de herbicidas (Cuadro 1). Con el uso de cualquier agroquímico se debe seguir todas las medidas de seguridad para la aplicación. Usar el corrector de pH y adherente para los agroquímicos que son de contacto o pos-emergente para obtener un mejor control. Como ejemplo, el glyfosato que requiere de un pH de 3.5 para tener una mejor efectividad. (Lardizabal, 2007)

Fertilización.

Los suelos del occidente de Boyacá son pobres en minerales, por ello se deben tener en cuenta las propiedades físico-químicas y microbiológicas de las cuales depende en gran medida la fertilidad de los mismos. Cuando se tala y quema un bosque para establecer cultivos, se pierden los horizontes o capas orgánicas donde se encuentra el mayor porcentaje de raíces, alimentadas en simbiosis con hongos y bacterias; el calor del fuego interrumpe así el ciclo cerrado de nutrientes con lo cual se afecta sustancialmente el funcionamiento del agroecosistema y como consecuencia se presenta la disminución drástica de la capacidad de producción de los suelos. Por este motivo, se hace indispensable la aplicación de sustitutos de los nutrientes faltantes, preferiblemente naturales; entre los cuales se encuentran los abonos orgánicos.

CORPOICA, ha conducido varios experimentos sobre fertilización en plátano, bajo diferentes suelos, ha encontrado que existe una buena respuesta a la aplicación de nitrógeno, potasio y azufre. Sin embargo, la respuesta no es la misma en todos los suelos, lo que indica que depende del contenido inicial de nutrientes en el suelo. Definitivamente, para la aplicación de abonos se debe conocer la fertilidad del suelo y los requerimientos del cultivo de plátano. Para que la aplicación de nutrientes sea eficiente y económica, la recomendación se debe basar en el análisis de suelos. Cantidad de nutrientes extraídos por una hectárea de plátano

Nutrientes kg Nutrientes kg Nutrientes kg

Nitrógeno 220 Fósforo 110 Potasio 440

Calcio 110 Magnesio 80 Azufre 30

Boro 5 Zinc 5 Cobre 5

En realidad, cada lugar o plantación es una situación diferente, por lo tanto, en los programas de fertilización el productor debe asesorarse de un técnico. Para suelos ácidos, se recomienda aplicar un mes antes de la fertilización, 200 gramos de cal dolomita, más 2 kilogramos de materia orgánica por planta/año, elementos que se deben fraccionar por partes iguales en el primero y segundo semestre, aplicados antes del periodo de lluvias.

Ejemplo: para calcular la cantidad a aplicar de un elemento determinado, suponiendo que el análisis de suelo determinó que la cantidad de potasio en el mismo era de 0.22 meq/100 g de suelo, estos 0.22 meq equivalen a 207 kilogramos de óxido de potasio/hectárea, aproximadamente.

Si la cantidad de potasio que requiere una hectárea es de 440 kg y en el suelo hay 207 kg, significa que deben aplicar 233 kg de óxido de potasio por hectárea. Al escoger como fuente el cloruro de potasio que tiene 60% de óxido de potasio, entonces, para calcular la cantidad a aplicar de este fertilizante, se hace la siguiente relación:

100 kg de cloruro de potasio (KCL) contienen 60 kg de óxido de potasio (K2O)

Cuánto cloruro de potasio (KCL) equivale 233 kg de óxido de potasio (K2O)

X= 100 kg de cloruro de potasio x 233 kg de óxido de potasio = 388.3 kg de KCL

60 kg de óxido de potasio

Se necesitan 388.3 kg de cloruro de potasio para aplicar en ese tipo de suelo para que la plantación de plátano tenga un buen desarrollo. Como las pérdidas de potasio son del 20%, la cantidad exacta a aplicar por hectárea es de 466 kg de cloruro de potasio.

Si se siembran 1.280 plantas por hectárea de plátano, entonces se deben aplicar 364 g de cloruro de potasio por planta. De esta misma manera se hace con los demás nutrimentos. Cuándo se debe aplicar el fertilizante:

Es necesario conocer la estructura del suelo y la época de la planta en la cual el meristemo deja de producir hojas para producir el racimo. Por lo general este cambio ocurre entre las 18 y 20 hojas, es decir, a los seis meses después de haber sido sembrada. Lo cual quiere decir que la fertilización se debe hacer antes de que ocurra este cambio, y se puede fraccionar en tres aplicaciones.

La primera aplicación a los 45 días después de la siembra cuando la planta tenga su sistema radicular bien desarrollado. La segunda aplicación a los 100 días después de la siembra, y la tercera aplicación a los 150 días después de la siembra, antes de que ocurra el cambio del meristemo y la planta pueda aprovechar la totalidad del fertilizante. Se recomienda que esta última fertilización esté dirigida al colino de reemplazo.

Tomando el ejemplo anterior, los 364 g de cloruro de potasio a aplicar por planta, se deben distribuir en tres aplicaciones de 121.3 g de cloruro de potasio cada una.

Dónde debe aplicarse el fertilizante.

 Al sembrar la plantación, se deben distinguir las dos partes que tiene la semilla o colino: la herida, o sea, la parte por la que estuvo conectado con la planta madre, y la parte opuesta que es donde se ubican la mayoría de raíces y los colinos que se van a dejar como reemplazo. Esto quiere decir que las semillas se deben ubicar en los huecos en una misma dirección, así aplicar el fertilizante sobre la zona del sistema radicular, para que se aproveche directamente y se apoye con la fertilización el desarrollo de los colinos.

Cómo se debe aplicar.

Existen varias metodologías para la aplicación de Fertilizantes, lo importante es que quede bien incorporado al suelo para evitar el lavado o la volatilización. En terrenos pendientes, los fertilizantes se deben aplicar bien distribuidos en forma de semicírculo a unos 40 centímetros de distancia de la base del pseudotallo y se debe cubrir con tierra o residuos de cosecha. En terrenos planos la aplicación se debe hacer alrededor de la planta. Plan.

Cómo se debe aplicar.

 Existen varias metodologías para la aplicación de fertilizantes, lo importante es que quede bien incorporado al suelo para evitar el lavado o la volatilización. En terrenos pendientes, los fertilizantes se deben aplicar bien distribuidos en forma de semicírculo a unos 40 centímetros de distancia de la base del pseudotallo y se debe cubrir con tierra o residuos de cosecha. En terrenos planos la aplicación se debe hacer alrededor de la planta.

Riego.

 El plátano requiere grandes cantidades de agua y es muy sensible a la sequía, ya que ésta dificulta la salida de las inflorescencias dando como resultado, racimos torcidos y estrenudos muy cortos en el raquis que impiden el enderezamiento de los frutos. La sequía, también produce obstrucción foliar, provocando problemas en el desarrollo de las hojas.

 Una humedad apropiada del suelo es esencial para obtener buenas producciones, particularmente durante los meses secos del año, en los que se debe asegurar un riego adecuado. Sin embargo, debe tenerse precaución y no regar en exceso, ya que el plátano es extremadamente susceptible al daño provocado por las inundaciones y a suelos continuamente húmedos o con un drenaje inadecuado.

Deshije.

Esta práctica hace referencia a la eliminación de colinos o brotes, en un estado no muy avanzado de desarrollo, con el fi n de evitar la competencia que ellos le pueden ocasionar a la planta madre por luz, agua, nutrimentos y espacio vital. La herramienta más apropiada es el barretón tipo sacabocado, con el cual se elimina únicamente el meristemo o ápice de crecimiento, sin afectar el sistema radical ni anclaje de la planta.

El objetivo del deshije es mantener una sucesión racional y ordenada de progenies en el sitio de producción. El deshije se puede realizar en el momento en que el desarrollo de los colinos facilite una adecuada selección, y luego se deben realizar rondas para eliminar los brotes no seleccionados y que van emergiendo alrededor de la planta.

Deshoje.

Consiste en la eliminación de las hojas amarillas, dobladas, secas y bajeras para favorecer la libre circulación del viento, al igual que la penetración de los rayos solares que van a favorecer el crecimiento y desarrollo de las futuras generaciones y contrarrestar el ataque de plagas y enfermedades. No es conveniente eliminar las hojas verdes que aún no han doblado; se deben despuntar las hojas afectadas por enfermedades foliares como sigatoka negra, eliminando las partes manchadas o secas. Con el fi n de evitar daños por desgarradura de las yaguas, el corte se debe hacer de abajo hacia arriba, dejando una porción de falso pecíolo como margen de protección a la penetración de patógenos por el pseudotallo. Al realizar esta práctica, la herramienta se debe desinfectar al pasar de una planta a otra.

Descalcetamiento.

Conocido también como des guasque, el objetivo es quitar las calcetas o vainas secas que cubren el pseudotallo. Esta labor se debe hacer a mano, arrancándola de abajo hacia arriba, sin usar herramienta. El descalcetamiento ayuda a disminuir el ataque de plagas y enfermedades que pueden tener sus focos de infección en las calcetas descompuestas.

Destronque.

Se refiere a la eliminación del vástago o pseudotallo, labor que se debe realizar tan pronto se efectúe la cosecha del racimo. Se corta a ras del suelo el vástago y se cubre con tierra para evitar que el pseudotallo sirva como fuente de inóculo de problemas fi tosanitarios de gran importancia económica, como bacteriosis, gusano tornillo y picudos negro y rayado. El pseudotallo y las hojas se pican fi neamente separando las secciones y colocándolas en las calles para acelerar su descomposición, de esta manera se contribuye a mejorar las propiedades físicas y químicas del suelo.

Desbellote.

Es la separación manual de la bellota del racimo de plátano, cortando el raquis cerca de la última mano dos semanas después de su florescencia. Con esta práctica no sólo se puede prevenir el ataque de enfermedades y plagas que son atraídas por el néctar de las flores, sino también que favorecen el llenado o peso de los frutos. En la variedad hartón no es necesario hacer esta labor.

Apuntalamiento.

Es una actividad encaminada a prevenir el volcamiento de las plantas, ocasionado por mal anclaje, elevado peso del racimo, daños ocasionados por nematodos o una práctica severa de deshije. El apuntalamiento o tutorado se hace con materiales como caña brava, bambú, guadua y una cuerda. En terrenos pendientes se debe intensifi car esta práctica.

Embolsado del racimo.

Se cubre el racimo con una bolsa plástica perforada para evitar el daño causado por insectos raspadores y chupadores, como Trigonasp., Colaseis spp., además, de quemaduras en la cáscara ocasionadas por el sol. También, mejora la presencia y calidad del racimo y favorece el proceso de llenado de los frutos, al mantener una temperatura superior y constante que la del medio ambiente.

Desmane.

 Consiste en eliminar ocasionalmente la última mano o falsa mano y una o las dos siguientes que se estime que no llegarán a adquirir el tamaño mínimo requerido, favoreciendo al desarrollo de las restantes.  Se realiza cuando los frutos están colocados en dirección hacia abajo, sin usar herramienta alguna, simplemente con la mano.

Desinfección de herramientas.

La realización de las prácticas de manejo conlleva a causar heridas en la planta de plátano, y estas pueden ser la puerta de entrada de enfermedades como bacteriosis y moco. Por lo tanto las herramientas que se utilizan en la plantación se deben desinfectar sumergiéndolas en soluciones con productos como creolina, vanodine o hipoclorito de sodio al 10%. La desinfección de las herramientas se debe hacer al pasar de una planta a otra.

Enfermedades de importancia económica en el cultivo del plátano.

En los últimos años la productividad del cultivo de plátano se ha visto drásticamente afectada por la presencia y ataque de enfermedades como la sigatoka negra, bacteriosis y el moco. La problemática se agrava por la falta de prácticas adecuadas de cultivo por parte de los agricultores, la siembra de variedades susceptibles y el desconocimiento técnico sobre las enfermedades.

Sigatoka negra.

Es la enfermedad foliar más destructivaque ataca el género Musa.Afecta solo las hojas del plátano ybanano y es causada por el hongo Micosphaerella fi jiensisMorelet. Los efectos sobre la planta son: pérdida parcial o total del follaje, reducción del vigor, pérdida de peso de los racimos y maduración precoz de los mismos. Se caracteriza por la presencia de gran número de rayas y manchas más notorias por debajo de las hojas, las cuales aceleran el secamiento y muerte del área foliar. La enfermedad evoluciona  en la planta, al inicio presenta pequeñas manchas de color blanco amarillo a rojizo, que solo son visibles por el envés dela hoja, las cuales aumentan de tamaño, formando rayas de color marrón, que continúan alargándose hasta coalescer formando manchas oscuras redondeadas o elípticas en el envés y negras en el haz que empiezan a secarse, originado una depresión en el centro de la mancha rodeada generalmente de un halo amarillo. La lesión se rodea de un borde oscuro y de tejido clorótico, que va avanzando hasta cubrir toda la hoja.

Manejo: Investigaciones realizadas por CORPOICA, han demostrado que lasigatoka negra se puede manejar en forma económica y sostenible, realizando oportunamente las siguientes prácticas culturales:

• Seleccionar un lote adecuado, con suelos profundos y que no se inunden.

• Fertilizar con base al análisis de suelo y exigencias de la planta.

• Control apropiado de malezas.

• Construcción de drenajes.

• Deshoje y despunte de las hojas enfermas cada 15 días en épocas de invierno y cada 30 días en épocas de verano.

• Aplicaciones periódicas de fungicidas de acuerdo con la recomendación técnica.

Bacteriosis.

Se le conoce también como pudrición acuosa. Es una enfermedad que se favorece por la época de verano, suelos pobres con deficiencias en potasio. Es causada por la bacteria Erwiniachry santemipvr. Paradisiaca,  que ocasiona pudrición del pseudotallo y posterior doblamiento del mismo. Se presenta sólo en el pseudotallo y en cualquier estado de desarrollo de la planta. Se observan lesiones acuosas, de color amarillento al comienzo y color oscuro al final, de olor fétido. Normalmente la enfermedad aparece en la mitad del pseudotallo y avanza hacia el centro y hacia abajo hasta llegar al cormo. Como consecuencia de la obstrucción de los tejidos, las hojas se van amarillando hasta secarse totalmente.

La enfermedad se transmite de una planta enferma a una sana principalmente durante el deshoje, por medio de las herramientas.

Moco.

También se le conoce como madura viche o pringue. Es una enfermedad causada por la bacteria Ralstoniasolanacearum, la cual puede sobrevivir en el suelo por un tiempo prolongado. Se propaga por medio de la semilla y produce en las plantas afectadas pérdida total de la producción. La enfermedad se inicia por focos, que afectan las plantas vecinas sanas a través del contacto de raíces, suelo, herramientas, agua e insectos que visitan las flores de las plantas vecinas. En plantas jóvenes el síntoma inicial es el amurallamiento de la hoja bandera, que posteriormente se marchita y se seca. Los síntomas son progresivos desde las hojas más jóvenes hasta las más viejas. Cuando se presenta en el racimo este se madura prematuramente presentando una pudrición parda y seca. Al hacer cortes de los tejidos afectados o al desprenderse las brácteas, en la cicatriz hay exudación de la bacteria en forma de pequeñas gotas de color blanco.

Plagas de importancia económica en el cultivo del plátano.

Las plagas del cultivo de plátano causan daños en el cormo, raíz, pseudotallo, hojas y frutos, lo cual se traduce en pérdida de la calidad de los frutos y reducción considerable de la producción. Entre las principales plagas están el picudo negro, gusano tornillo y nematodos.

Picudo negro (Cosmopolites sordidus Germen)

Es considerada la plaga más importante del plátano y banano; se encuentra en todas las zonas productoras de Colombia. El adulto es un cucarrón negro de 1.5 a 2.0 centímetros de longitud, la cabeza presenta un pico largo y curvo con dos antenas grandes. El adulto recién formado tiene coloración rojiza que a medida que se envejece cambia a gris para terminar negro. Las hembras ovopositor más de 60 huevos, que son colocados en forma individual en las heridas de la zona basal. La larva emerge y de una vez empieza a taladrar el cormo, haciendo galerías que degeneran la planta, causan amarilla miento  en las hojas, disminuye el peso de los racimos, reduce la emisión de colinos y contribuye al deterioro general del cultivo de plátano. Cuando llega a la madurez se empupa dentro de las galerías. Los adultos son de hábitos nocturnos y pueden vivir más de un año.

Gusano tornillo (Castniomera Humboldt)

Es una plaga que presenta una alta incidencia en las zonas plataneras y su daño es a través de perforaciones tanto en el cormo como en el vástago, las cuales son vía de entrada para el ataque de otros insectos y patógenos, ocasionando disminución en los rendimientos y en la calidad de la producción. El adulto es una mariposa de color café con bandas y manchas blancas en las alas. Pone los huevos sobre la base de las calcetas y colinos, de los cuales salen las larvas de color crema y cabeza marrón, parecidas a un tornillo. La larva alcanza una longitud de 6 centímetros y penetra al interior del pseudotallo y el cormo, haciendo galerías que impiden el desarrollo del racimo. La presencia del insecto se caracteriza por una masa gelatinosa secretada por la planta, producto de la liberación al exterior de las excreciones de las larvas a través de los agujeros practicados por éstas.

Nematodos.

Son parásitos que se establecen en las raíces principales y secundarias, formando nudosidades. Las plantas afectadas presentan clorosis y no responden a la aplicación de fertilizantes. La mayoría de las variedades de plátano y banano son susceptibles al ataque de nematodos, los cuales atacan y destruyen las raíces impidiendo la absorción de nutrientes y agua a la planta, además propician el volcamiento. El Radopholus similis, es el más importante no solo por su dinámica poblacional sino por el tipo de daño que causa en las raíces. (Santos, 2006)

Mal de panamá o “veta amarilla”.

 Es la enfermedad más grave que ataca a la platanera y está causada por el hongo Fusarium oxysporum f. sp. Cubense. Las principales variedades comerciales, especialmente “Gros Michel”, son atacadas por Fusarium.

 Es fácil de apreciar la enfermedad, pues causa síntomas llamativos de amarilleo, seca de hojas y muerte de rodales de plantas:

- Parte aérea: el síntoma típico de la enfermedad en las hojas empieza con un ligero amarilleo en el borde. Posteriormente avanza hacia el nervio dejando un borde seco de color marrón claro. En otras ocasiones, sobre todo cuando el síntoma se advierte predominantemente en hojas viejas, éstas aparecen totalmente amarillas sin desecación. Muchos peciolos presentan un aspecto muy característico, apreciándose en su parte externa unas pequeñas manchas alargadas de color púrpura. Cuando se levanta la piel se observa que la mancha externa corresponde a una necrosis en los vasos, que generalmente es discontinua. No todas las hojas presentan síntomas, debiéndose buscar en la cuarta-sexta hoja, contando de fuera a dentro. Otro síntoma claro de la presencia de la enfermedad es la aparición de unas estrías necróticas en la cara interna de algunas vainas foliares del falso tallo.

- Falso tallo: cuando se corta transversalmente el falso tallo, se suelen encontrar coloraciones amarillas o necróticas en los vasos, que normalmente son de color blanquecino. Esta coloración puede afectar a todos los vasos o sólo a parte de ellos.

- Rizoma: los mismos síntomas que se aprecian en el falso tallo se extienden por el rizoma o “ñame”. Se suelen presentar una serie de estrías necróticas, oscuras o azuladas, sobre fondo blanco (“Veta o vena negra”), o sobre descomposición secundaria amarillenta (“Veta o vena amarilla”). Es frecuente en plantas con ataque inicial que la necrosis no afecte al rizoma, aunque esté extendida en peciolos y falso tallo.

- Racimo o piña: nunca se han observado lesiones en piña. Las plantas afectadas producen “piñas” con retraso o no llegan a producirla. En todo caso, los plátanos no llenan normalmente, denominándose plátanos “habichuelados”. No se presentan pudriciones en la fruta ocasionadas por ataque de este hongo. En general, las “piñas” producidas por plantas enfermas son más pequeñas de lo normal, y por tanto de menor peso.

- Raíces: no hay diferencias definidas entre raíces sanas y raíces enfermas. Por término, medio su estado sanitario es bueno, si los nematodos están bien controlados.

 La enfermedad se transmite frecuentemente por “cabezas” o “ñames” de plantas enfermas, con las que se plantan nuevas huertas o se replantan otras en cultivo. Dentro de una parcela, la enfermedad se propaga de una planta a otra por el suelo y a través de las raíces. La vía normal es que el hongo penetre por las raicillas laterales, que están sobre las raíces más viejas, y de éstas pase al rizoma. El hongo también puede penetrar por las raíces muertas o heridas, de las cuales pasará al rizoma.

 También se puede realizar la propagación con estiércoles infectados por haber sido alimentado el ganado con plantas que contengan restos de plantas enfermas.

 Las condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad son un exceso de humedad en el suelo, por cultivar en terrenos fuertes o arcillosos con mal drenaje, que retienen mucho tiempo el exceso de agua. Cuando no hay aireación, la infección se produce en las raíces sanas por encontrar un exceso perjudicial de dióxido de carbono originado por la respiración, y aunque la raíz principal está poco afectada, las raicillas laterales enferman y quedan destruidas. Otro factor que juega un papel importante es el pH del suelo, ya que los terrenos ácidos y pobres en calcio reúnen condiciones adecuadas para el desarrollo del hongo.

 Actualmente no se conoce un tratamiento curativo para este tipo de enfermedad. Sin embargo, se puede luchar indirectamente para evitar su desarrollo y propagación. Estas medidas de lucha deben ir encaminadas a aumentar el vigor de la planta para darle una mayor resistencia frente a la enfermedad y, por otra parte, crear en el suelo un ambiente desfavorable al desarrollo del hongo. Se recomiendan las siguientes prácticas:

 -Encalar los terrenos con pH ácidos y bajo contenido en calcio en el momento oportuno y empleando de 1 000 a 2 000 kilos de cal viva por fanega, como resultado de los análisis de tierra.

 -Abonar racionalmente de acuerdo con los resultados de los análisis efectuados, especialmente en hojas. Tener en cuenta que se debe emplear adecuadamente la fertilización potásica, ya que el potasio es un elemento que está relacionado con la mayor o menor resistencia de las plantas a las enfermedades. Cualquier causa que limite la absorción de este elemento por la planta, como puede ser un exceso de sodio en el suelo, o una aireación deficiente del mismo, favorecerá el ataque de la enfermedad.

 -Evitar los riegos copiosos, estableciendo además turnos más cortos de riego.

 -En las parcelas donde la enfermedad se ha generalizado, se aconseja cortar la planta enferma y aprovechar los hijos sanos, eligiendo más adelante el mejor de ellos.

 -También es aconsejable, aunque no del todo necesario, desinfectar los hoyos donde había plantas enfermas y los útiles de trabajo.

 -Emplear siempre planta sana en las nuevas plantaciones y en los replantes.

 -Debe evitarse el empleo de aguas salinas y plantar en suelos salinos, arcillosos, con mal drenaje, mala permeabilidad y poco profundos.

 Ahongado del plátano o “punta de cigarro”.

 Está causado por el hongo Verticillium o Stachyllidiumtheobromae, que produce una necrosis en la punta de los plátanos que se asemeja a la ceniza de un puro. Se evita mediante desflorillado, que es la operación de cortar los pistilos de las flores, aproximadamente a los doce o quince días de nacer la piña. Un buen control del hongo se consigue con pulverizaciones dirigidas al racimo con alguno de los productos siguientes:

 -Tiabendazol 60 %, a 150 g • hL-1.

Deightoniellatorulosa.

 En los últimos años han aparecido ataques de este hongo en los frutos, que provocan el desarrollo de unas manchas de un color verde oscuro de aspecto aceitoso, de unos 4 mm de diámetro que poseen en su centro una puntuación similar a una picadura de insecto. Este ataque, por tanto, no debe confundirse con el ataque del thrips o araña roja, cosa que sucede frecuentemente. Los frutos jóvenes, de diez a treinta días, son más susceptibles al hongo que los que tienen de setenta a cien días. El desarrollo de la enfermedad se ve favorecido por un drenaje deficiente, un marco de plantación muy estrecho y un inadecuado control de las malas hierbas. Para su control se recomiendan pulverizaciones con compuestos de cobre o Maneb, a la dosis de 300 g • hL-1 de agua.

Enfermedad de moco (Pseudomonassolanacearum).

 Se trata de una marchitez bacteriana del plátano que está tomando cada vez más incidencia en todo el área del Caribe. Los frutos infectados con esta enfermedad tienen la pulpa podrida y los tejidos vasculares decolorados. Esta enfermedad se distribuye en la plantación por las herramientas de trabajo infectadas, por tanto se recomienda una desinfección de las mismas con una solución de fenol al 15%. Se recomienda la pulverización de aceites minerales después del corte de los rizomas expuestos.

Recolección.

 La duración de la plantación es de 6 a 15 años, dependiendo de las condiciones ambientales y de los cuidados del cultivo. La plantita que se colocó sobre el terreno de asiento da únicamente frutos imperfectos y los mejores frutos se obtienen de los vástagos nacidos de su pie, que fructifican a los nueve meses de la plantación. Los frutos se pueden recolectar todo el año y son más o menos abundantes según la estación.

 Se cortan cuando han alcanzado su completo desarrollo y cuando empiezan a amarillear y los respectivos ángulos longitudinales han adquirido cierta convexidad. Pero con frecuencia, y especialmente en invierno, se anticipa la recolección y se dejan madurar los frutos suspendiéndolos en un local cerrado, seco y cálido, conservado en la oscuridad. Apenas recogido el fruto, se corta la planta por el pie, dejando los vástagos en la base. Éstos, convenientemente aclarados, fructifican pasados cuatro meses, de modo que en un año se pueden hacer tres recolecciones.

 En las plantas jóvenes se dejan solamente dos vástagos para tener regímenes muy cargados de fruto y luego, todos los demás años, se dejan cuatro vástagos como máximo, siempre teniendo en cuenta la fertilidad del suelo.

 La cantidad de plátanos que se puede cosechar anualmente por hectárea depende del número de chupones fructificantes que se dejan en cada cepa. Un buen rendimiento anual es más o menos de 300 a 350 racimos, pesando cada uno un promedio de 30 a 45 kg.

 Los productores de la región tropical húmeda emplean cintas de distintos colores en los racimos para controlar el momento de la cosecha, sino se utilizan, se deben considerar para el corte, aquellos racimos con dedos que den el calibre adecuado según el lugar de destino. Para la cosecha del racimo se hace un corte en el pseudotallo en forma de cruz que permita que el racimo por su propio peso doble el pseudotallo y se pueda sujetar antes de que llegue al suelo. El lado cortado del pinzote se pone hacia atrás sobre la espalda para evitar que los dedos se manchen con el látex que se desprende del corte. Se colocan sobre una superficie acolchada por hojas para que los dedos no se maltraten y se pondrán hojas sobre el racimo para evitar las quemaduras solares.

Descripción: http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR_saP-YXTJSkvJphe9fNoWNz_B4DtEJckgMffWESrkIs_SYyhFjw

Figura 3.

Comercialización.

El envasado se realiza en cajas de cartón, de tipo telescópico, con un peso aproximado de 12 kg o en platós de 15 kg (este tipo se reserva para la categoría extra).

 Se clasifican en tres categorías, extra, primer y segunda, según la normativa europea para el plátano. Los plátanos clasificados en la categoría "Extra" son de calidad superior, los dedos no deben presentar defectos, a excepción de muy ligeras alteraciones superficiales que no sobrepasen en total 1 cm3 de la superficie del dedo.

 El transporte de la fruta se realiza en containerrefrigerados autónomos, con una temperatura aproximada de 14ºC.

 Si la producción se destina a los mercados europeos, por ejemplo los frutos de Gros Michel se deben embarcar desde los trópicos americanos cuando estén las 2/3 partes de su tamaño maduro, con las costillas bien visibles. Si su destino es EE.UU los frutos pueden estar casi redondos.

 Los dedos seleccionados para exportación se acomodan en una caja adecuada, usando un plástico protector y tapándola adecuadamente, el peso de la caja depende de su destino final.

 Calidad.

 Los plátanos de todas las categorías deben presentar las siguientes características:

 - Verdes, sin madurar.

 - Enteros.

 - Consistentes.

 - Sanos, se excluirán los productos atacados por podredumbres o alteraciones que los hagan impropios para el consumo.

 - Limpios, exentos de materias extrañas visibles.

 - Exentos de daños producidos por parásitos.

 - Con el pedúnculo intacto, sin pliegues ni ataques fúngicos y sin desecar.

 - Desprovistos de restos florales.

 - Exentos de deformaciones y sin curvaturas anormales de los dedos.

 - Exentos de magulladuras.

 - Exentos de daños causados por temperaturas bajas.

 - Exentos de humedad exterior anormal.

 - Exentos de olores o sabores extraños.

 Además las manos y manojos deben:

 - Soportar el transporte y manipulación.

 - Llegar en estado satisfactorio al lugar de destino a fin de alcanzar un grado de madurez apropiado tras la maduración.

 Valor nutricional.

 El plátano maduro es un alimento muy digestivo, pues favorece la secreción de jugos gástricos, por tanto es empleada en las dietas de personas afectadas por trastornos intestinales y en la de niños de corta edad. Tiene un elevado valor energético (1,1-2,7 kcal/100 g), siendo una importante fuente de vitaminas B y C, tanto como el tomate o la naranja. Numerosas son las sales minerales que contiene, entre ellas las de hierro, fósforo, potasio y calcio.

 En la siguiente tabla se muestra el valor nutricional del plátano fresco por 100 gramos de sustancia comestible:

 Tabla 2. Valor nutricional del plátano fresco por 100 g de sustancia comestible.

En la siguiente tabla se muestra el valor nutricional del plátano fresco por 100 gramos de sustancia comestible:

Descripción: http://www.infoagroisp.com/infoagro/frutas/frutas_tropicales/images_docs/platano_tabla2.gif

Tabla 2. Valor nutricional del plátano fresco por 100 g de sustancia comestible.

A continuación se muestra el contenido por kg en comercio (32% de deshecho):

Descripción: http://www.infoagroisp.com/infoagro/frutas/frutas_tropicales/images_docs/platano_tabla3.gif

Tabla 3. Valor nutricional del plátano comercial.

 

 

 

Fichas bibliográficas.

Agropecuarias., C. V. Veracruz.gob.mx. http://portal.veracruz.gob.mx/pls/portal/docs/PAGE/COVECAINICIO/IMAGENES/ARCHIVOSPDF/ARCHIVOSDIFUSION/MONOGRAFIA%20PL%C1TANO2010.PDF.

infoAgro.com. Gricultura. El cultivo de platano 1 parte. http://www.infoagro.com/frutas/frutas_tropicales/platano.htm.

Lardizabal, R. (05 de 2007). mcahonduras.hn. Recuperado el 21 de 04 de 2013, de http://www.mcahonduras.hn/documentos/publicacioneseda/Manuales%20de%20produccion/EDA_Manual_Produccion_Platano_05_07.pdf

Santos, R. G. (2006). corpoica.org.co. Recuperado el 22 de 04 de 2013, de http://www.corpoica.org.co/sitioweb/Archivos/Publicaciones/Cultivodelpltano.pdf

 



 

 

 

 

[1] Servando cortes flores   computación básica   23/04/13